Raíz del trabajo en equipo: la confianza del cliente interno

raíz del trabajo en equipoUn equipo no es un grupo de personas que trabajan en un lugar, sino un grupo de personas que confían entre sí para alcanzar objetivos compartidos. La raíz del trabajo en equipo está la confianza entre ellos.

Muchos saben esto, pero pocos logran llevarlo a la práctica. ¿Por qué?

Porque el trabajo en equipo es una consecuencia del grado de confianza que se cultiva entre los miembros que lo conforman. Y cultivar la confianza de otras personas, de manera consciente, es una habilidad que los líderes necesitan aprender.

Además, pocas empresas tienen la visión de sus trabajadores como clientes internos. Por lo tanto no los ven como la raíz del trabajo en equipo.

En primer lugar, es una responsabilidad del líder

Muchos líderes hacen declaraciones sobre la importancia del trabajo en equipo. Pero de lo que hay que ocuparse es de la confianza que se tienen los miembros del equipo.

Este es el reto más importante para el líder del equipo. Con su modelaje, él es quien muestra a los clientes internos cómo cultivar confianza. Después de que los miembros del equipo confían en él, es más fácil que confíen entre ellos.

Cuando la gente confían entre sí, tiene mucha más disposición a HACER equipo de manera proactiva.

Claro, cultivar confianza en un equipo es una labor exigente. La confianza es una emoción que los líderes necesitan aprender a manejar positivamente y no como un premio.

Buena parte de ese reto es que solemos aprender de la confianza desde experiencias negativas que nos enseñan a desconfiar.

Es decir, cuando alguien defrauda nuestra confianza o nos sentimos “abusados” de confianza, aprendemos a desconfiar y no a mejorar la manera de cultivarla.

El líder debe ser el primero que siembra

Para producir confianza entre los miembros del equipo, los líderes no necesitan “protegerse” para que no los defrauden.

Necesitan aprender a sembrar y promover la confianza con conciencia, de acuerdo a un plan de trabajo. Lo que significa hacer un esfuerzo con cada miembro del equipo, como individuo y como cliente interno.

La confianza en un equipo se fundamenta en 3 pilares:

1. Los miembros del equipo necesitan conocer bien y sentir un especial interés por la meta específica del equipo.

2. La meta debe estar acompañada por definiciones de conductas indispensables para alcanzar esa meta. Y los miembros del equipo deben comprender la importancia de comportarse según esas conductas (valores).

3. El líder del equipo debe ser el primero en demostrar que sus acciones son coherentes y consistentes con las conductas que han sido definidas. Esta es la base principal de la confianza en el equipo.

La confianza es la raíz del trabajo en equipo

La confianza es el mayor capital de la reputación de una persona, sea líder o no. Pero es un capital muy cruel. Toma mucho tiempo y esfuerzo en acumularse, pero se pierde muy rápido, con “detalles”.

En el caso de la confianza en un equipo, el verbo “cultivar” es la clave.
Nos brinda una mejor visión de los retos que enfrentamos para lograr que la gente confíe en nosotros.

Cultivar es un proceso continuo, diario e integral. Requiere de planificación y constancia para mantenerse aún después de la cosecha. Y el líder que cultiva con éxito la confianza de su equipo repite las partes del ciclo una y otra vez, con orden y disciplina.

La acción de cultivar es lo que hace que la confianza tenga las raíces necesarias para que el equipo llegue a ser un árbol frondoso.

Conductas fundamentales para cultivar la confianza

Si eres líder en un equipo o eres otro miembro del mismo y te interesa fortalecer la raíz del trabajo en equipo…

O si quieres cultivar confianza con los miembros de tu familia…

O si quieres cultivar la confianza de un cliente…

Toma en cuenta estas tres conductas. Parecen simples pero requieren de un esfuerzo muy especial:

Es indispensable ser coherentes entre lo que decimos que creemos y lo que demostramos en la práctica, con los detalles del día a día.

Hay que asumir con la humildad de un permanente aprendiz, que se desea la ayuda de los demás para mantenerse confiable.

Es indispensable ser un buen ejemplo de la disposición que se tiene para invertir y cultivar confianza en los demás.

Te pude interesar leer Confianza: principal capital de un líder.

– – – – – – – – – –
Si te ha gustado este artículo, sígueme en:
Twitter: @jucarjim y @artesupremo.
Facebook: http://www.facebook.com/jucarjim y http://www.facebook.com/cograf.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: