La empatía, la inteligencia emocional y la influencia

EmpatíaLa inteligencia emocional tiene un valor práctico fundamental en todas nuestras comunicaciones. Es decir, nuestra efectividad comunicacional es directamente proporcional a nuestra inteligencia emocional.

Claro, cuando hablo de efectividad comunicacional, nos referimos al grado de influencia positiva que ejercemos en las personas cuando nos comunicamos con ellas, de manera individual o en grupo.

La empatía es un pilar de la inteligencia emocional.

Mientras más dominemos la empatía mejor nos comunicaremos con los demás e influiremos positivamente en ellos.

Por lo tanto, la empatía es una cualidad clave en la atención al cliente, en las ventas, en los actos de liderazgo y en todas las comunicaciones de trabajo, con la familia y los amigos.

La empatía es la base emocional que nos permite establecer una conexión efectiva con los demás.

En esencia, ser empático es ponerse en lugar de las personas con las que nos comunicamos, sin juzgar sus emociones, sus puntos de vista, sus razones para actuar como lo hacen, o su situación.

Empatía al escuchar.

Cuando estás escuchando, eres empático si escuchas para comprender lo que realmente te están tratando de comunicar, sin juzgar el contenido o la forma de lo que oyes, ni a la persona que te habla.

Por ejemplo, podrían decirte algo que te incomoda, o una idea con la que no estás de acuerdo, o un planteamiento que podría ser “tonto”. Pero si eres realmente empático, antes de emitir un juicio de lo que escuchas, te ocupas de dos aspectos claves:

1. Validas con la persona que escuchas que realmente estás captando lo que ella te quiere decir; y después

2. Buscas comprender el origen o el trasfondo de la idea que te están comunicando.

Estas dos prácticas de comunicación profesional en la mayoría de los casos nos revelan que, al no escuchar con empatía, emitimos juicios incorrectos sobre las personas y sus ideas.

En otras palabras, la empatía es todo lo que haces para comprender realmente lo que siente alguien, antes de darle consejos o recomendaciones.

Así mismo, eres más empático al escuchar a alguien si estás 100% presente con esa persona y no dividiendo tu atención con el teléfono móvil, la computadora o cualquier otro distractor.

Empatía al hablar.

Cuando hablamos, nuestra empatía se traduce en las emociones que transmitimos mientras nos expresamos. En este sentido, la empatía la comunicamos a través de lo que decimos, pero más aún en la forma en que decimos las cosas.

Por ejemplo, si le decimos a alguien “tranquila, que eso pasa; lo que estás atravesado es sencillo”, o “no te sientas mal que no es para tanto”, no estamos siendo empáticos, sino jueces de las emociones y las conductas de esa persona.

También manifestamos una gran empatía al hablar cuando nos dirigimos a una o varias personas sin considerarlas inferiores, brutas, equivocadas o culpables.

Dicho de otra manera, nuestra empatía se nota cuando tratamos a las personas como personas, con dignidad, independientemente de su nivel socioeconómico, título académico o jerarquía.

¿Cuál es la diferencia entre empatía y simpatía?

La empatía no es una actitud simulada, o una conducta actuada o forzada. Tampoco es simpatía o buscar caer bien.

Como hemos visto, la empatía es una actitud orientada a comprender el estado de ánimo de las personas con las que nos comunicamos, idependientemente de que nos simpaticen o no.

Por su lado, la simpatía es una inclinación emocional entre personas, generalmente espontánea y mutua, independientemente de que se comprendan.

También podemos decir que la simpatía es que alguien te caiga bien, te de buena espina y te haga sentir emocionalmente cerca de su forma de sentir o pensar, sin que comprendas del todo a esa persona.

Pero cuando hay empatía, comprendes a la persona hasta tal punto que sabes ponerte en su lugar con fluidez, independientemente de que compartas o no su forma de ver las cosas.

Puedes aprender empatía.

La empatía es una habilidad de comunicación que puede cultivarse, estudiando y practicando.

En mis asesorías y cursos recomiendo dos tpos de diversos ejercicios orientados a desarrollar el hábito de comunicarnos con empatía:

El primer tipo de ejercicios se orienta a fomentar que veamos a las demás personas como clientes, sin que esto signifique que hayan transacciones económicas de por medio.

Ver a las personas como clientes nos permite ejercitar el compromiso consciente de escucharlas para comprenderlas, sin juzgarlas; y también nos permite ejercitar dirigirnos a ellas con dignidad.

Los segundos ejercicios tienen que ver con el uso del lenguaje y ciertas palabras. Por ejemplo, dejar de utilizar la palabra “problema” implica practicar en nuestras conversaciones el uso de palabras más precisas, sin que signifiquen juicios de valor.

Si te interesa desarrollar tu empatía con un plan de estudio y práctica, te invito a que aproveches mis libros, que contienen muchas recomendaciones prácticas al respecto:

Arte Supremo. 50 buenas prácticas de atención al cliente.

Atender Clientes Artísticamente. Un negocio sin desperdicio.

El valor de los valores en las organizaciones.

Amplía tus oportunidades. Paradigmas de la motivación personal.

Y para comprender aún más las diferencias entre empatía y simpatía te invito a ver este fantástico video: El poder de la empatía.

– – – – – – – – – –
Si te ha gustado este artículo, sígueme en:
Twitter: @jucarjim y @artesupremo.
Facebook: http://www.facebook.com/jucarjim y http://www.facebook.com/cograf.

Leave a Reply

%d bloggers like this: