El arte supremo conquista aplausos

by Juan Carlos Jiménez on 22/01/2011

Arte1El arte emociona. El arte conmueve. Se hace notar. Atrapa nuestra atención y nos embeleza.

El desempeño artístico nos deslumbra, nos toca el alma, nos fascina y nos llena de aplausos que necesitamos exteriorizar acompañados de “¡Viva!”, “¡Bravo!”, “¡Guao!”…

El artista transforma lo simple y lo ordinario en momentos extraordinarios. Hace que las labores o las funciones complejas luzcan sencillas, fáciles de hacer y hasta divertidas. Además, lo hace con pasión y disfrute.

Tomando en cuenta estas consideraciones, es comprensible que el trabajo artístico no pase desapercibido.

Así, el aplaudirlo surge como un tributo, un agradecimiento y un gesto de admiración para esa persona que nos ha proporcionado una gran emoción.

El artista influye en el estado de ánimo, vence la indiferencia, la monotonía, el descuido, la rutina. Su trabajo artístico es superior al trabajo común y corriente o al trabajo promedio.

El artista se exige a sí mismo mucho más. No se conforma con hacer bien el trabajo, quiere hacerlo “fuera de serie”, que se destaque. Busca deliberadamente conmover, emocionar y conquistar aplausos.

Los aplausos representan la satisfacción de los clientes en un nivel superior de complacencia, de deleite, de fascinación.

Así pues, los aplausos son una medida tangible de la calidad de la atención con nivel artístico.

- – – – – – – – – -
Si te ha gustado este artículo, sígueme en:
Twitter: @jucarjim y @artesupremo.
Facebook: http://www.facebook.com/jucarjim y http://www.facebook.com/cograf.

{ 0 comments… add one now }

Leave a Comment

Previous post:

Next post: